“Mamá… ¿al final puedo ir al cumpleaños o no?…

por que ya es la hora que quedamos…”

¿¿Te hierve la sangre??

¿¿Te hierve la sangre??

“Lo sé. Sabes que tus responsabilidades deben estar hechas antes de ir a “extras” y sabes que yo soy la primera que estoy deseando que puedas disfrutar. Aún así hoy tengo dudas” 

“¡¡Lo sabía!! me dijiste el otro día que sí y ahora no me dejas!!” ¿¿Te hierve la sangre??¡
“Aún no te he dicho que no ¿me puedes escuchar?”
“¿Qué quieres?”
“Que pienses y me digas porqué esta mañana burlabas y llegaste a menospreciar y a insultarme cuando te recordé que llegaba tu hora de ir al partido y estabas sin desayunar jugando con el móvil”
“Por que estaba cabreao…”
“Y por qué ahora, cuando llevas otra hora y media de móvil, te vuelves a enfadar y a hacer burlas”
“Por que no me acordaba de que tenía lo de clase sin hacer y de que a las 6:30 era el cumple”
“¿Quién decidió jugar en vez de hacer las responsabilidades entonces? ¿Tú o yo?”
“Yo”
“¿Dónde está la explicación entonces de que trates mal a los demás cuando el responsable del error eres tú? Sabes que siempre te acompañamos y apoyamos para que veas maneras de resolver y de estar atento a la próxima. Hoy estoy dolida con lo que me dijiste… Quiero que disfrutes el cumple pero sobre todo necesito cariño y respeto”
“Vale… ¿puedo ir o no?”
“Pues fíjate cómo ahora, que te interesa no estar cabreao, me escuchas sin interrumpir y no me burlas… Nos quedan varios años de adolescencia y esto no nos conviene para convivir en familia. Quiero confiar en ti y que me digas qué crees que puedes hacer el próximo sábado”

“Pues intentaré acordarme de los deberes y si no me acuerdo y me los recuerda alguien no enfadarme”¿¿Te hierve la sangre??

“Puede ser una buena solución. Lo vamos a probar. Déjalo escrito para que no haya malentendidos de aquí al sábado, ¿vale? Esto es una decisión tuya y debes asumir la responsabilidad de lo que te has comprometido”
“Vale. Aquí lo tenéis. ¿Ahora ya puedo ir?”
“Sí. ¿A qué hora es la merienda?”
“A las 8:30 en el burguer”
“De acuerdo, a las 10 te recogeremos”
………………………………………………………………
 
Que tu hijo pre-adolescente se va cabrear, va a hacer burlas, intentará romper los acuerdos, poner sus normas y organizar sus cosas sin que tú intervengas… querrá hacer lo que él quiera y como él quiera.
 

NORMAL. Podréis estar tranquilos si lo hace: será un adolescente perfecto.

 
Lo que no quita para que, estando nosotros informados de lo que ocurre y porqué, pongamos límites siendo firmes y amables al mismo tiempo.
 
“Pero te ha llamado mentirosa”¿¿Te hierve la sangre??
 
Sí, es cierto, es un error más en el que debo mostrar cómo me siento y qué necesito que haga la próxima vez para no hacerme sentir así. Un error más en el que debo acompañarle (que no rescatarle) analizando qué pasó y porqué para pensar alternativas respetuosas para la próxima… ¡Pero claro! cuando los 2 estamos en calma, no en el momento del conflicto. Y le doy ejemplo a la vez de cómo hacerlo él en sus relaciones con los demás.
 
Recuerda que lo importante es mantener la relación sana y una conexión sólida para, desde ahí, resolver en positivo sin entrar en lucha de poderes.
 
Estas son situaciones de una madre que aprende a auto-controlarse, no tomárselo a lo personal y acompañar a su hijo en el proceso, y dejan de ser “Malos ratos de una madre” para pasar a ser “Ratos de aprendizaje en familia” (el hermano menor está presente y atento: importancia de dar ejemplo de unión y honestidad)
 

¡Uauuuu! Al principio te quiere hervir la sangre pero ahora… menudo alivio y satisfacción. 

 

Virginia García

Contigo Desenredo 😉

 
Gracias por compartir..Share on Facebook45Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>