/  ADOLescentes EFERVescentes   /  ADOLescentes EFERVescentes: Disciplina Positiva, Contigo Desenredo

ADOLescentes EFERVescentes: Disciplina Positiva, Contigo Desenredo

“..Que sí, que sí, ¡¡que me dejes en paz!”

(le dice una adolescente a su madre cuando esta le recuerda hacer los trabajos de clase antes de la hora de ir a su cita con el oculista).

¿¿Qué responde su madre??... 2 opciones:

1ª/ la más habitual: cuando la madre se lo toma como algo personal, no tiene en cuenta la etapa de desarrollo de la chica, se preocupa más por conseguir obediencia y marcar su autoridad antes que de mantener sana su conexión, la que decide entrar en una lucha de poder:

“¿Cómo que te deje en paz? ¡A mi no me hables así que soy tu madre! A ver si ahora resulta que ya eres tan mayor para saber organizarte tú!! no fuera malo!! porque vamos… y como no lo tengas hecho yo no te llevo a la consulta, a ver cómo lo haces, tanto que sabes!! …si después tienes la vista peor te jorobas, por lista!  No voy a estar yo aquí siempre pendiente de todo lo vuestro, abandonándome yo, para que después me vengas con “Déjame en Paz”… en paz te voy a dejar, pero para siempre!!”

y la otra…

2ª/ la de respeto mutuo: cuando esa madre sí conoce las característicasde la etapa que está pasando su hija y sabe que lo mejor que ella puede hacer es acompañarla a pasar el proceso, cuando no se lo toma como algo personal sino como una necesidad de la chica de auto-afirmarse a la vez que pide independencia y confianza para demostrar que, a veces, ya no necesita que le estén diciendo lo que tiene que hacer, esa madre que sabe que, si su hija se equivoca (y no hace el trabajo a tiempo) necesitará alguien cerca para analizar el error y enfocarse en soluciones:

“Está bien, entiendo que no me necesitas ahora. Estaré lista a las 6 menos cuarto para llevarte a la consulta”

…y se mantiene tranquila ayudando así a su hija a: Recuperar su calma; sentirse capaz y que confían tanto en ella como en sus habilidades; Saber que la tiene disponible (que no “a disposición”) cuando lo requiera de forma respetuosa; Experimentar el resultado de sus propias decisiones (si no hace las tareas ahora las tendrá que hacer tarde, cansada, o no hacerlas con las consecuencias que ello derive) sin añadir la madre por ello más vergüenza o culpa que la que propia situación genera (consecuencia, no castigo)…

El 2º ejemplo es una madre que ha aprendido a practicar la Disciplina Positiva para convivir con sus hijos ADOLescentes EFERVescentes.

¿Te apetece a ti aprender? Puedo enseñarte. 

Un padre capacitado es un padre al 100%

Conexión antes de Corrección

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X