/  ADOLescentes EFERVescentes   /  ¿¿Te hierve la sangre??
¿¿Te hierve la sangre??

¿¿Te hierve la sangre??

“Mamá… ¿al final puedo ir al cumpleaños o no?…

por que ya es la hora que quedamos…”

¿¿Te hierve la sangre??

¿¿Te hierve la sangre??

“Lo sé. Sabes que tus responsabilidades deben estar hechas antes de ir a “extras” y sabes que yo soy la primera que estoy deseando que puedas disfrutar. Aún así hoy tengo dudas” 

“¡¡Lo sabía!! me dijiste el otro día que sí y ahora no me dejas!!” ¿¿Te hierve la sangre??¡
“Aún no te he dicho que no ¿me puedes escuchar?”
“¿Qué quieres?”
“Que pienses y me digas porqué esta mañana burlabas y llegaste a menospreciar y a insultarme cuando te recordé que llegaba tu hora de ir al partido y estabas sin desayunar jugando con el móvil”
“Por que estaba cabreao…”
“Y por qué ahora, cuando llevas otra hora y media de móvil, te vuelves a enfadar y a hacer burlas”
“Por que no me acordaba de que tenía lo de clase sin hacer y de que a las 6:30 era el cumple”
“¿Quién decidió jugar en vez de hacer las responsabilidades entonces? ¿Tú o yo?”
“Yo”
“¿Dónde está la explicación entonces de que trates mal a los demás cuando el responsable del error eres tú? Sabes que siempre te acompañamos y apoyamos para que veas maneras de resolver y de estar atento a la próxima. Hoy estoy dolida con lo que me dijiste… Quiero que disfrutes el cumple pero sobre todo necesito cariño y respeto”
“Vale… ¿puedo ir o no?”
“Pues fíjate cómo ahora, que te interesa no estar cabreao, me escuchas sin interrumpir y no me burlas… Nos quedan varios años de adolescencia y esto no nos conviene para convivir en familia. Quiero confiar en ti y que me digas qué crees que puedes hacer el próximo sábado”

“Pues intentaré acordarme de los deberes y si no me acuerdo y me los recuerda alguien no enfadarme”¿¿Te hierve la sangre??

“Puede ser una buena solución. Lo vamos a probar. Déjalo escrito para que no haya malentendidos de aquí al sábado, ¿vale? Esto es una decisión tuya y debes asumir la responsabilidad de lo que te has comprometido”
“Vale. Aquí lo tenéis. ¿Ahora ya puedo ir?”
“Sí. ¿A qué hora es la merienda?”
“A las 8:30 en el burguer”
“De acuerdo, a las 10 te recogeremos”
………………………………………………………………
 
Que tu hijo pre-adolescente se va cabrear, va a hacer burlas, intentará romper los acuerdos, poner sus normas y organizar sus cosas sin que tú intervengas… querrá hacer lo que él quiera y como él quiera.
 

NORMAL. Podréis estar tranquilos si lo hace: será un adolescente perfecto.

 
Lo que no quita para que, estando nosotros informados de lo que ocurre y porqué, pongamos límites siendo firmes y amables al mismo tiempo.
 
“Pero te ha llamado mentirosa”¿¿Te hierve la sangre??
 
Sí, es cierto, es un error más en el que debo mostrar cómo me siento y qué necesito que haga la próxima vez para no hacerme sentir así. Un error más en el que debo acompañarle (que no rescatarle) analizando qué pasó y porqué para pensar alternativas respetuosas para la próxima… ¡Pero claro! cuando los 2 estamos en calma, no en el momento del conflicto. Y le doy ejemplo a la vez de cómo hacerlo él en sus relaciones con los demás.
 
Recuerda que lo importante es mantener la relación sana y una conexión sólida para, desde ahí, resolver en positivo sin entrar en lucha de poderes.
 
Estas son situaciones de una madre que aprende a auto-controlarse, no tomárselo a lo personal y acompañar a su hijo en el proceso, y dejan de ser “Malos ratos de una madre” para pasar a ser “Ratos de aprendizaje en familia” (el hermano menor está presente y atento: importancia de dar ejemplo de unión y honestidad)
 

¡Uauuuu! Al principio te quiere hervir la sangre pero ahora… menudo alivio y satisfacción. 

 

Virginia García

Contigo Desenredo 😉

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X